Dentro de este contexto la menopausia se presenta cuando el ovario deja de producir óvulos, hay baja de los estrógenos y cesa la menstruación (es un proceso brusco y produce infertilidad) y la andropausia se define como baja en la cantidad de testosterona, se presenta sintomatología de evolución gradual y progresiva (no produce infertilidad es un proceso lento y en general más tardío).

La menopausia se presenta en todas las mujeres, mientras que la andropausia puede pasar desapercibida en muchos varones. El término andropausia no es un término adecuado para describir el deterioro de la salud masculina, conceptualmente  por lo tanto, no existe una “andropausia” puesto que se presenta un descenso hormonal progresivo con manifestación clínica llamado hipogonadismo.

Es así que se han planteado otros términos como el de “inicio tardío de hipogonadismo” (LOH siglas en inglés), que identifica al síndrome clínico y bioquímico asociado con el envejecimiento y caracterizado por síntomas típicos y como hemos dicho a una deficiencia de testosterona que puede resultar en un detrimento significativo de la calidad de vida.

Este síndrome se caracteriza en principio por:

  •         Disminución del deseo sexual.
  •         Cambios en el humor.
  •         Disminución de la actividad intelectual.
  •         Disturbios en el sueño.
  •         Disminución de la masa muscular.
  •         Incremento del tejido adiposo visceral.
  •         Disminución de la densidad ósea.

Así como en la andropausia, al existir disminución de la libido, se presenta disminución de la calidad de las erecciones, en la menopausia se presenta un mayor índice de disfunción sexual que en la pre-menopausia.

Muchas veces, esta etapa resulta ser más incómoda ya que podría ir acompañada de incontinencia, es por eso que Plenitud maneja una línea de protección para adultos activos que ayudará a que te sientas mucho más fresco y protegido.