Estudios de la Universidad de Utah han descubierto que aquellas personas que se sienten bien consigo mismas tienden a llevar un estilo de vida saludable, comen de manera balanceada, realizan ejercicio con regularidad y descansan las horas sugeridas. Inclusive, existen pruebas que demuestran que las personas felices mantienen un buen sistema inmunológico y cardiovascular; además, tienen una acelerada cicatrización de heridas.

Para el psicólogo Edward Diener, autor de Applied Psychology: Health and Well-Being, el bienestar psicológico, la salud y la longevidad están tomadas de la mano, lo que aún se desconoce es por qué en algunas personas es más notable que en otras. Sin embargo, para mantener un buen estado de salud física y mental, según los expertos, lo más importante es aprender a disfrutar el trabajo, mantener relaciones positivas y ser agradecidos.

Otro estudio de la Universidad de Harvard (EE.UU) asegura que la salud y la felicidad dependen exclusivamente de la calidad de nuestras relaciones.

Robert Waldinger, maestro zen e investigador en Study of Adult Development, comenta que aquellas personas que están más conectadas a otras, mantienen un mejor estado emocional y físico. Cuando las personas se cuestionan sobre si les gusta lo que hacen, si están bien consigo mismas o con quienes les rodean, están tratando de encontrar si hay felicidad en su vida y es ahí a donde debe apuntar cada ser humano.

Si hay algo de cierto en todas estas investigaciones es que los conflictos y las adicciones quiebran la salud y desgastan energía, de ahí la importancia de mantener una buena alimentación, hacer ejercicio e ir al doctor o terapeuta cuando sintamos que las cosas no andan bien. Lo mejor que podemos hacer por nuestra salud es querernos.