Hoy en día, es un tema del cual todavía se habla poco por diversos motivos: subestimación de esta molestia por parte de quienes no la padecen, poca difusión de información acerca de esta problemática, o vergüenza por parte de quienes la sufren. Esto ha traído como consecuencia que se haya generado una gran lista de mitos o creencias en torno a la incontinencia urinaria y el primer paso para romper con ellos es mantenernos informados. 

  • “Tener pequeños escapes de orina al hacer esfuerzos es normal”: FALSO Siempre que existan pérdidas involuntarias de orina se debe consultar a un especialista para conocer qué es lo que las origina y encontrar la solución. 
  • Es algo que sólo se le diagnostica al adulto mayor”: Si bien es cierto que a mayor edad, existe mayor posibilidad de padecerla, en las mujeres, la incontinencia puede presentarse además durante el embarazo, o alrededor de los 40 años. En los hombres, por otra parte, puede relacionarse al tamaño de la próstata, al sobrepeso o a algunas enfermedades como por ejemplo la diabetes. 
  • Siempre se debe usar pañal”: Existen otras soluciones mucho más cómodas y discretas especialmente para quienes tienen una vida activa, como por ejemplo, protectores, toallas y ropa interior desechables, especialmente diseñados para esta problemática. 
  • Hombres y mujeres son igual de propensos”: Las mujeres tienen mayor predisposición a padecer incontinencia urinaria, especialmente por debajo de los 65 años. A partir de esta edad la proporción entre los géneros comienza a equipararse. 
  • El ejercicio pélvico no ayuda en nada”: TAMPOCO ES CIERTO. Estos ejercicios pueden resultar muy efectivos si se realizan con constancia y son más eficientes aún si se comienzan a practicar preventivamente desde edades tempranas. 
  • “La incontinencia urinaria no tiene solución” FALSO. Existen varias alternativas de tratamientos para disminuirla o curarla que abarcan desde cambios de hábitos hasta tratamientos kinesiológicos y médicos. 

La incontinencia urinaria es un tema que nos involucra a todos. Si sufres de esta condición o conoces a alguien que sí, lo recomendable es que visiten al médico especialista (urólogo o uroginecólogo) para realizar un chequeo. Recuerda que estar informados y cuidar de nuestra salud es lo más importante.

 

Dra: Sandra Miasnik
Medica Ginecóloga
Especialista en Medicina Reproductiva