Existen algunos factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecerla, tales como:

  1. Haber tenido partos vaginales
  2. Tener una edad avanzada
  3. Haber tenido cirugías pélvicas
  4. Sufrir de obesidad
  5. Depleción de estrógenos
  6. Padecer enfermedades como diabetes mellitus o haber sufrido un accidente cerebro vascular
  7. Algunos medicamentos

Las prácticas que pueden ayudar  a evitar la incontinencia de orina incluyen modificaciones en estilo de vida, entrenamiento vesical y ejercicios del piso pélvico.

En cuanto al estilo de vida, sencillos cambios como suspender la cafeína y la ingesta de alcohol, ir al baño antes de dormir y mantener el peso adecuado, pueden ayudar a evitar y/o controlar la incontinencia de orina.

El entrenamiento vesical (conocido también como “ejercicio vesical”),  se trata de generar un programa de evacuación fijo, donde los pacientes orinan según intervalos establecidos y aprenden a resistir las sensaciones de urgencia.  Gradualmente se aumentan los intervalos entre las micciones fijadas.

Por último, los ejercicios de rehabilitación del piso pélvico sirven para fortalecer los músculos que se han debilitado dando lugar a la incontinencia. Con estos ejercicios se aprende a contraer y relajar los músculos que se encuentran alrededor de la vagina y el ano. El ejercicio básico de entrenamiento, empieza con los músculos abdominales relajados y mientras se expulsa aire por la boca poco a poco, se hace una contracción como si se tratase de controlar una defecación. A medida que se practiquen los ejercicios y se tenga el control de la musculatura, se pueden aprovechar muchas situaciones cotidianas para realizarlos.

Como puede verse, son varias las alternativas que existen para evitar o controlar la incontinencia de orina. Es importante también conocer las opciones de productos especializados, y para eso, Plenitud cuenta con una completa línea que se adapta a cada necesidad, para seguir viviendo la vida tranquilo y con normalidad. Conócelos.