Todos los miembros de la familia necesitan informarse sobre el tema.
Si en la familia existe un adulto mayor postrado, los cuidados dependerán por una parte, del enfermo, su estado general y mental y por otra de los recursos de la familia. Debe tener condiciones ambientales adecuadas, actividad física y mental de acuerdo a su estado de salud y tener especial cuidado de la piel para evitar escaras, siendo lo más importante evitar la inmovilidad.
En la persona activa el objetivo del tratamiento de la incontinencia de orina debe ser el mejorar la calidad de vida; se debe analizar junto con el paciente las ventajas e inconvenientes de los distintos tratamientos.
Las medidas generales que se deben considerar consisten, en lo posible, evitar lo siguiente:

- Fármacos que puedan provocar incontinencia: Diuréticos, relajantes musculares.
- Excesiva ingesta de líquidos.
- Disminución de la movilidad.
- Vaginitis atrófica
- Obesidad
- Bebidas irritantes: café, té, alcohol.

En cuanto al tratamiento este debe ser en primer término médico, que consiste en reeducación vesical del piso pélvico y farmacológico y si los síntomas persisten será un criterio para realizar el tratamiento quirúrgico.
Un cuidado de calidad implica:

- Cuidar al paciente, respetando su autonomía.
- Contar con ellos, respetar sus decisiones y su intimidad.
- Mejorar la comunicación con ellos y tener un trato humano.