Hay que recordar que existen dos tipos principales de incontinencia urinaria la incontinencia asociada a esfuerzos físicos y aquella asociada a urgencia o afán para orinar. Existe también la llamada incontinencia mixta que implica las dos anteriores. La severidad del escape determina también la limitación para la actividad física que se pueda tener. En el caso de la incontinencia urinaria de esfuerzo, la persona que presenta escapes asociados a maniobras como saltar, correr , subir escaleras o estornudar, claramente existirá limitación para deportes que generen esfuerzos físicos grandes como deportes de contacto. Levantamiento de pesos, rutinas de gimnasio, correr o saltar, montar en bicicleta sin embargo esta limitación depende como se mencionó de la severidad de la incontinencia. Una buena sugerencia es realizar como parte de la rutina de ejercicio, alguno tipo de fortalecimiento del piso pélvico y el mas usado es el llamado ejercicio de Kegel. Involucrar este ejercicio dentro de la rutina diaria de actividad es fundamental. El ejercicio consiste en realizar una maniobra de contracción del piso pélvico ( similar al movimiento necesario para cortar el chorro de orina o evitar dejar salir un gas por el intestino). Esta contracción se realiza por espacio de 5 segundos, se descansan otros 5 segundos y se repite lo mismo 30 veces haciéndose 4 series. Esto permite fortalecer los músculos de soporte de las estructuras del piso pélvico y mejora o aún ayuda a controlar la incontinencia de esfuerzo.

En el caso de la incontinencia asociada al afán o la urgencia es importante recordar que la mejor forma para sobrellevarla es orinar frecuentemente. La persona que padece este tipo de incontinencia tendrá limitaciones sobretodo para deportes de larga duración como montar en bicicleta, maratones, jugar golf etc. La recomendación en este caso es desocupar la vejiga antes de iniciar el ejercicio, hidratarse de manera regular sin excesivo consumo hídrico previo al ejercicio y utilizar una maniobra de inhibición del afán para orinar que buscar que cuando la persona sienta el deseo o la urgencia no salga corriendo a buscar un baño. De lo contrario debe quedarse quieta y contraer los músculos del piso pélvico similar a lo descrito en el caso de los ejercicios de Kegel pero solo una vez y de manera sostenida por varios segundos hasta que el deseo de orinar desaparezca y permita ir al baño de una manera mas programada.

En cualquier caso la mejor estrategia es mantener la vejiga vacía y siempre antes de empezar el ejercicio tratar de desocupar la vejiga y durante el ejercicio en los momentos de descanso pasar al baño así no se sienta deseo de orinar. No existe un ejercicio especial para realizar si se sufre de incontinencia. Lo mejor es hacer el ejercicio que a cada uno le gusta y si la incontinencia no lo permite, consultar al experto en el tema para resolverlo. Modificar el estilo de vida y evitar hacer ejercicio para no tener escape altera no solo la calidad de vida sino también pone en riesgo la salud.