Nuestro metabolismo se torna más lento, la composición corporal se transforma, ganando más grasa y perdiendo musculo y agua, el sistema gastrointestinal empieza a presentar alteraciones en la absorción de algunos nutrientes, ocasionando intolerancias alimentarias y por último, aumenta el riesgo de algunas enfermedades ocasionadas por nuestro estilo de vida de los años anteriores.

Por esto es importante, desde temprana edad, adquirir hábitos saludables de alimentación, actividad física y reducción del estrés. Pero bueno, si estás cerca a los 50 años o ya los tienes, puedes colocar manos a la obra y ponerte en forma para hace más lento el envejecimiento.

A continuación te indico 7 pasos que puedes seguir, para lograr estar en forma en los próximos años:

1. Conoce tu estado nutricional:

Si tú índice de masa corporal (IMC) está entre 20 y 24.9, tu peso es el adecuado. Si tiene un peso por debajo de lo normal o tienes exceso, consulta a un nutricionista para que te realice un plan de alimentación y de esta forma alcanzar la meta de tu peso saludable.

2. Mira cómo está funcionando tu metabolismo, para esto debes hacerte un análisis bioquímico en sangre donde se observe el comportamiento de las grasas, las proteínas y tu glucosa (azúcar) en sangre. Visita al médico o a tú nutricionista y ellos te los formulan o te dan la orden para realizarlos. Si están alterados el profesional de la salud te dará recomendaciones para normalizarlos

3. Evalúa tu actividad física, para esto, mide los pasos que das por día (actividad física sin ejercicio), lo ideal es que des mínimo 10.000 pasos por día, de lo contrario si haces menos, podemos decir que eres sedentario. Puedes conseguir un reloj (podómetro) que lo lleves siempre para que te mida los pasos. Y debes realizar actividad física con ejercicio, es decir, 30 minutos, 5 veces a la semana, preferiblemente ejercicio cardiovascular como nadar, correr, bailar, etc. La actividad física te mejora el ánimo y disminuye el riesgo de enfermedades.

4. Cuida tu alimentación: incluye en tu alimentación mayor cantidad de alimentos naturales y del campo como cereales, legumbres, verduras, frutas, frutos secos, semillas. Esto te asegura una cantidad excelente de vitaminas y minerales. Controla también las calorías que consumes.

Bebe agua antes que sientas sed, vigila la cantidad de sal y cuida la calidad de las grasas que utilizas en tu alimentación (más vegetales, menos de origen animal).

5. Ejercita la memoria: toma cursos de música, pintura, ajedrez, lee todos los días un libro, el periódico, actualízate en la tecnología, comparte tus habilidades con otras personas.

6. Cuida tu familia y los lazos afectivos, organiza fiestas, comidas, busca amigos que compartan tus gustos y hobbies para que vayas creando una red de amigos.

7. Si tienes problemas de salud, busca el apoyo de los médicos. Uno de los problemas más frecuentes son los problemas cardiovasculares, endocrinos y urinarios. De este último problema, el más común es la incontinencia. Busca en el mercado productos que puedas utilizar para evitar que “esas pérdidas involuntarias” te hagan sentir mal. Seguro que sí utilizas el producto adecuado de Plenitud, te sentirás más seguro.

Por último, ponte metas a corto plazo, que vayas cumpliendo y de esta forma poco a poco te sentirás mejor, con más ánimo, saludable y más seguro.