Cuando no ha sido así, las he tomado prestadas de mis recuerdos para mejorar el paisaje y alegrar el espíritu. ­­

 

Nací en Bogotá, a 2.640 m s. n. m., en la Cordillera Oriental, uno de los tres ramales en que se dividen Los Andes –el sistema orográfico más extenso del mundo– al ingresar a Colombia. Detrás de mi ciudad, a manera de jardín, se encuentran los Cerros Orientales, reserva forestal con elevaciones de hasta 3.575 metros sobre el mar y lugar al que con frecuencia me escapo, en procura de esas cosas buenas que atesoran las montañas. Mi cuerpo y mi alma están ligados a ellas y como yo, hay millones a quienes les sucede lo mismo.

 

Incluyo algunas de las maravillas que salen al encuentro del excursionista en los senderos del lugar. Disfrútelas y comparta imágenes de sus caminatas para los lectores del blog, las agradeceremos y gozaremos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"La montaña es mi poesía".  -  Guido Rey

 

"Las montañas no tienen que preocuparse, aún las amo".  -  Mick Fowler

"Persigo la felicidad. Y la montaña responde a mi búsqueda".  -  Chantal Maudit 

"No puedo imaginarme descendiendo derrotado de la montaña".  -  George Mallory

 

"No es más quién más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que le envuelve, más intensamente siente".  -  Maurice Herzog

 

"En nuestros días ya no se adora a las montañas, pero al menos aquellos que las conocen las aman con un amor profundo".  -  Élisée Reclus

 

"Vive tu vida como si subieras una montaña. De vez en cuando mira hacia tu alrededor y admira las cosas bellas en el camino. Sube despacio, firme y disfruta cada momento hasta llegar a la cumbre".  -  Harold V. Melcher

 

Mauricio A. Salas