Para algunos será un buen año; para otros tantos, no tanto. Muchos querrán tenerlo presente por las buenas nuevas que trajo y otros harán lo posible para dejarlo atrás, debido a las dificultades y sinsabores que implicó. Ciertas personas pensarán en él como un período impreciso que no descolló por lo uno ni por lo otro. Para llegar a cualquiera de estas conclusiones, hay que poner las cosas en perspectiva, cotejar lo que se quería y esperaba con lo que pasó. Esta época es propicia para realizar esta tarea, como lo es para proyectarse, considerar lo que queremos en 2017 y definir qué planeamos hacer para que así sea, con el favor del destino.

Desde luego, no todo depende de nosotros. Muchas de las cosas que sucederán escapan a nuestros propósitos, interés y dedicación; la vida tiene sus leyes, sus ritmos y eso es parte del misterio y las reglas de juego. Sobre lo que decidimos hacer o dejar de hacer, sobre eso sí tenemos responsabilidad y algún grado de control. A estas alturas, mucho de lo que nos sucede es por escogencia. Lo invito a sacar tiempo para considerar aquello que quisiera/debería/tendría/le convendría/le haría feliz/le sentaría bien hacer. Es muy posible que nadie mejor que usted tenga las respuestas indicadas. La tarea demanda, además, una buena dosis de sinceridad, interés, conocimiento de sí mismo, deseos de intentar cosas nuevas, apertura de mente y disposición para aprender por ensayo-error. Siéntese a escribir sus propósitos para el nuevo año, asómbrese y déjese sorprender.

Sus opciones son... todas o al menos muchísimas. Independientemente de su condición, las alternativas que podría explorar en 2017 son abundantes y tan variadas como quiera y se lo proponga. De nuevo, es cuestión de abrirse a posibilidades, ensayar y jugársela. Sus propósitos pueden tener relación con salud, entretenimiento, cambios de actitud, revisión de relaciones interpersonales, de carácter laboral, de concepción de la vida y el mundo, de orden familiar, etc. Habrá cosas que quiera modificar, dejar de lado, perfeccionar, superar, intentar, disfrutar, probar, conocer. En el proceso es válido tomar ideas de fuentes como: libros, Internet, charlas, los artículos de este blog, una conferencia, el ejemplo de sus amigos, hijos o pareja, entre otras. Usted escoge, son sus propósitos.

Comience el año tal cual es: nuevo. Tentativamente, al menos, tiene todo 2017 por delante, con sus 12 meses y 365 días. Haga de él lo mejor que pueda, gócelo, empéñese en ser una buena persona cada día, ame con ganas, comprométase con la gente e ideas que quiere y admira, juegue, ejercítese, coma bien, busque a sus amigos, ríase con frecuencia. Es su año, vívalo mejor y a plenitud. ¡Feliz final de 2016 y mis mejores deseos por un excelente 2017!