¿Qué tiene de complicado redactar un inventario de "actividades que, como afición o pasatiempo favorito, se practican habitualmente en los ratos de ocio", definición del plural de la voz inglesa hobby, según la RAE? El ejercicio pareciera no demandar mayor esfuerzo, ya que uno sabe lo que le gusta y lo que no. Eso pensaba, antes de comenzar y dije: "Siéntese, eche a volar la imaginación y arranque a escribir, las cosas pasarán por su cabeza y el listado estará listo en menos de lo que canta un gallo". No fue así, di más vueltas de lo que pensé y como la tarea era redactar LA lista, me quedé rumiando el tema.

Fácil hubiera sido, también, hacer una búsqueda en Internet por palabras como hobby o pasatiempos y copiar y pegar los miles de actividades encontradas. La relación excedería el límite de este escrito y seguramente nadie la leería. Entendí que era más provechoso ofrecer ideas que ayuden a cualquier persona a elaborar SU lista de pasatiempos, antes que concretar LA enumeración ideal que sirva para todos. Si dicha lista existiera, creo que no sería muy útil. Un buen punto de partida para armar SU inventario es pensar en qué le gusta hacer en los ratos libres. Cada quien tiene sus preferencias y muchas veces los hobbies son múltiples y diversos. Si arranca bien, pensando con calma, y escribe sus ideas, el proceso será más eficaz.

El siguiente paso es analizar qué prefiere hacer. Establecer una jerarquía y categorías de actividades le servirá para asociarlas y manejarlas en grupos, como: eventos al aire libre o en recintos cerrados, pasatiempos físicos activos o pasivos, esparcimiento entre semana o para fines de semana, distracción personal o en grupo, actividades intelectuales o manuales, etc. A estas alturas, es posible que su lista tenga más entradas de las que pensaba. Otro aspecto importante a considerar es qué puede hacer. Por ene razones, hay hobbies que debería abstenerse de practicar debido a sus efectos negativos. Sea sensato, no haga lo que no debe o le hace daño, aunque le guste. Para compensar, reconsidere otras distracciones que quisiera hacer pero nunca se ha atrevido: el objetivo es tener un portafolio amplio de opciones para sacarle el jugo a sus ratos de ocio.

Redondee su lista con pasatiempos que no tiene ni sabe que le gustan. Mantenemos muchas cosas a raya sin saber o por caprichos o miedos. Ábrase a nuevas opciones; averigüe qué más hay por hacer y hágalo. Si quiere, abajo –en la sección de comentarios– escriba sus hobbies y compártalos, para enriquecer las listas de otros, se lo agradecerán.

 

Mauricio A. Salas