El rol de la vejiga es almacenar la orina y vaciarla cuando esté llena. Imagine la vejiga como un globo, esta se relaja para permitir el llenado contrayéndose el esfínter externo para evitar la salida de la orina.

Una vez la vejiga está llena, envía una señal de “llenado” al cerebro diciéndole que es tiempo de desocuparse. El músculo de la vejiga se contrae y el esfínter externo se relaja permitiendo así la liberación de orina. Funcionan de manera opuesta el uno al otro, cuando la vejiga se contrae para desocuparse, el esfínter urinario se relaja, cuando la vejiga se relaja durante el llenado, el esfínter se contrae. Urgencia es el deseo súbito y fuerte de ir inmediatamente a orinar y puede resultar en escape de orina si no se llega al baño lo suficientemente rápido. Los ejercicios de supresión de la urgencia urinaria ayudan a ganar control de la vejiga.

En los siguientes ejercicios usted va a aprender cómo relajar la vejiga y disminuir la frecuencia urinaria así como la urgencia urinaria. Puede ser difícil al comienzo así que no se desanime. No espere resultados inmediatos. Esto es un proceso que toma tiempo y requiere disciplina para mejorar.

Siga los siguientes pasos:

  • Evite ir al baño “por si acaso”.
  • Trate de orinar usando un horario, cada 2 horas por ejemplo, utilizando el reloj en las horas pares mientras está despierto.
  • Evite correr para ir al baño. Es la peor cosa que se puede hacer pues  esto incrementa la presión en el abdomen y la contracción de la vejiga.
  • Espere hasta que la urgencia desaparezca y luego camine despacio hasta el baño.
  • Si tiene urgencia, siéntese y tranquilícese. Tome aire profundo pero despacio.
  • Haga 5 contracciones de los músculos del piso pélvico (el movimiento es como si se fuera a salir un gas o la material fecal y no se quisiera dejar salir)  apretando y relajando contando hasta 5 entre cada contracción.
  • Piense en algo placentero y no relacionado con el tema.
  • Esto hará que la urgencia desaparezca o por lo menos la suprime hasta que se puede llegar al baño.

Como todo, este ejercicio requiere paciencia, práctica y creer que en realidad sirve. Ganar control de la vejiga es posible nuevamente y lo logrará.

Estos ejercicios funcionan mejor si se evitan comidas picantes, alcohol y cafeína también cítricos como la naranja o el limón. Adicionalmente, es importante evitar el estreñimiento.