Existen dos tipos de retención urinaria; la aguda, que es la que se presenta en forma brusca y se manifiesta por síntomas obvios, y la crónica, que provoca una dilatación excesiva constante de la vejiga, los pacientes sólo logran expulsar pequeñas cantidades de orina en micciones frecuentes, es progresiva y a veces silenciosa.

Estas obstrucciones originan una alteración denominada uropatía obstructiva, que es cuando el flujo urinario se bloquea, la cual puede llevar al debilitamiento de tejido renal.

El tratamiento de la retención urinaria es el drenaje urinario de la vejiga en forma inmediata, colocando una sonda vesical a través de la uretra.

Esta enfermedad debe diferenciarse de la anuria y de la oliguria, que son la ausencia o disminución de la producción de orina respectivamente. La causa fisiopatológica se localiza en el riñón, y es la denominada insuficiencia renal.

Siendo el principal motivo del chequeo de la próstata el descartar el cáncer, también es importante hacerlo para descartar las alteraciones descritas del tracto urinario.

Siéntete seguro con Plenitud utilizando la línea de protección para adultos activos y encuentra la solución para tu nivel de incontinencia.