Los ejercicios sirven para fortalecer los músculos que al estar debilitados favorecen la pérdida de orina, ya que pierde la capacidad de controlar el cierre y apertura de la vejiga.

Con estos ejercicios usted aprenderá a contraer y relajar los músculos que se encuentran alrededor de la vagina y ano.

Para reconocer cuales son los músculos que deben ser entrenados deberá realizar lo siguiente:

a)  Lubricar un dedo de la mano (un poco de agua generalmente es suficiente) y colocarlo en la vagina, en el caso del hombre colocar el dedo en el ano.

b)  Contraer los músculos abdominales para que identifique las sensaciones que esto produzca.

c)  Con los músculos abdominales relajados y mientras expulse aire por la boca poco a poco, apretar  alrededor del dedo como si se tratase de controlar una defecación.

d)  Identifique y recuerde esta sensación ya que ésta es la que debe sentirse cuando se contraen los músculos apropiados para mejorar la incontinencia.

Una vez que usted conozca las sensaciones de contraer los músculos apropiados, debe realizar unas 45 veces el ejercicio de piso pélvico diariamente sin que sea necesario colocar el dedo. Se puede realizar 15 ejercicios cada vez, tres veces al día.

Para cada ejercicio debe contraer los músculos durante 10 segundos, y relajarlos durante 10 segundos; relajar los músculos abdominales al realizar los ejercicios. Una vez al día intentar el ejercicio de parar la emisión de orina cuando acuda a miccionar. Se notará una mejoría importante al cabo de unos meses.

Para aliviar el síndrome de la incontinencia se recomienda el uso de productos Plenitud ya que cuentan con ropa interior con protección que permiten que la piel “respire”, tenga un adecuado ajuste y absorción uniforme, así podrás tener la piel más seca por más tiempo y continuar con sus actividades diarias. Los hay para hombres y para mujeres.