Mantener  cierto nivel de deseo, tener ese deseo satisfecho con regularidad  y estar contento con la pareja, son  los ingredientes básicos para tener una vida sexual plena y feliz. Sin embargo, una relación así, requiere trabajo, confianza y  creatividad constante, porque hasta las actividades más sensacionales, se  convierten con el tiempo en rutinarias y aburridas.

Lo primero que nos debemos preguntar es si los cambios en el deseo y las relaciones generan realmente un problema, si son un conflicto para uno, o para la pareja. Porque el hecho de que haya un cambio, no significa necesariamente que haya un “problema”. Si ninguno de los integrantes de la relación está preocupado, probablemente lo mejor en este momento, sea no hacer nada.

La pérdida del deseo sexual es más frecuente en las mujeres, especialmente en el período de la menopausia, las causas son muy variadas, y también las estrategias y tratamientos para recuperarlo.

Primero hay que identificar la causa, y para eso es importante tener en cuenta lo siguiente:

 

1) Examinar la relación y la situación actual de la pareja: Debemos hacer un análisis honesto de nuestra relación. Cuando el desinterés no es solo por el coito, sino también  incluye el desinterés por toda conducta sexual (masturbación, fantasías sexuales, atracción por el compañero sexual) estamos frente a un problema que debe ser diagnosticado y manejado por un médico.

 

2) Medicamentos que afectan  la sexualidad:  Ciertos medicamentos pueden disminuir el deseo, este efecto ha sido observado con algunos antidepresivos o medicamentos prescriptos para la presión arterial, el colesterol y ciertos anticonceptivos, entre otros. Siempre debemos informar al especialista de todos los medicamentos que estemos tomando.

 

3) Enfermedades que se asocian con la alteración en el deseo sexual: Se ha observado disminución del deseo en mujeres con bajos niveles de testosterona, con hipotiroidismo, aumento de prolactina, depresión y con algunas enfermedades crónicas como la diabetes. El tratamiento adecuado en cada una de éstas enfermedades generalmente revierte la disminución del deseo sexual.

 

4) Alteraciones anatómicas que pueden generar dolor en el coito y disminuir el deseo sexual: La menor lubricación y elasticidad vaginal en el climaterio o post-parto son condiciones normales que puede reverturse con el tratamiento adecuado.

 

Aquí algunos consejos de acuerdo a la causa.
 

Bajo deseo sexual:

  1. Luego de un buen análisis de la situación de la pareja se sugiere:
  2. Reservar tiempo para la intimidad, hablar y compartir tiempo sin los hijos.
  3. Mantener una vida sexual plena, implica trabajo. Debemos darle espacio a nuestros pensamientos eróticos, a las sensaciones excitantes, permitirnos elaborar juegos de seducción y conocer los deseos propios y los del otro.
  4. Practicar ejercicios de relajación, meditación, taichí y  yoga, son muy buenos  para disminuir el estrés y la ansiedad.
  5. Recurrir a terapia sexual de pareja de considerarlo necesario.
  6. La testosterona es una hormona que ha demostrado respuestas positivas en algunas mujeres, pero que debe ser indicada y supervisada por el médico.
  7. El uso de psicofármacos indicados en el tratamiento de deseo sexual disminuido, que igualmente debe ser indicado y supervisado por un médico.

Bajo deseo como consecuencia de dolor vaginal:

  1. Usar lubricante vaginal.
  2. Utilizar crema u óvulos vaginales tópicos que contienen estriol o Promestrieno, para mejorar la lubricación y elasticidad vaginal. Se aplican independientemente de la relación sexual y deben ser indicados por el médico. Permite asociar su uso con el de lubricantes vaginales.
  3. Tratamiento con Estrógenos, deben ser indicados y supervisados por el médico.

 

Bajo deseo por dificultades con la excitación y el orgasmo:

  1. Tratamiento para mantener una lubricación adecuada
  2. Practicar Yoga mínimo 3 veces por semana, disminuye la ansiedad y el estrés y puede dar respuestas positivas.
  3. Terapia Sexual

La falta de deseo sexual es una de las disfunciones sexuales más comunes e identificar la posible causa es el primer paso para superarla, por eso es importante acudir a un especialista para dar el tratamiento adecuado.

Tener una vida sexual plena y gratificante hace parte de nuestro bienestar general, por eso es muy importante consultar y tener el apoyo adecuado ante los diferentes cambios y condiciones de nuestro cuerpo.

Plenitud está aquí para ayudarte a seguir llevando una vida normal en todos los aspectos de la vida, conoce los productos y consejos de más expertos.