Pero cuando hay Incontinencia de Esfuerzo (es decir que la pérdida de orina ocurre al toser, hacer ejercicio, reírse o levantar algo pesado), la persona tiende a dejar de consumir líquidos y a aumentar el número de veces que va al baño, para tener la vejiga vacía el mayor tiempo posible y así disminuir los eventos de incontinencia. Sin embargo, esto no debe hacerse, ya que se concentra la orina y puede “irritar” más la vejiga además de que puede llegar a producirse estreñimiento, deshidratación, y otras consecuencias no deseables en el organismo.

Si la Incontinencia es de Urgencia (la pérdida ocurre cuando hay un deseo repentino y urgente de orinar y no logra retener la orina), la persona empieza a ir al baño muchas veces porque siente un deseo imperioso.

Por eso, en cualquier caso, hay que llevar un “Diario Vesical”. Esto consiste en que durante unos días (mínimo 5), se registra la hora en que la persona orina. De esta manera podemos evidenciar en forma objetiva la cantidad de veces que orina en las 24 horas, y los intervalos entre una micción y la otra.

Si el número de veces es mayor a lo estipulado anteriormente, no es normal. ¿Qué hacer entonces, ir al baño varias veces o pocas veces?

Debe reeducar la vejiga. Es decir, que debe empezar a espaciar el tiempo entre una y otra micción (cada día solo 5 minutos más) de tal manera que al cabo de algunos días o semanas, logre estar orinando cada 3 a 4 horas. Además debe empezar a hacer Ejercicios de Kegel que ayudan a fortalecer los músculos que sostienen la vejiga (contraer y relajar la vagina 10 a 20 veces seguidas todos los días).

Si con esto no es suficiente, debe consultar a su médico para que le indique si debe realizar exámenes adicionales o qué tratamiento (terapia, manejo médico, o quirúrgico) sería el más conveniente para Ud.

 

Ena V. Ramírez P.