Nos pasamos recetas de cocina y de remedios caseros, pero de la incontinencia de orina….no se habla.

Sin embargo las estadísticas revelan que aproximadamente el 50% de las mujeres experimentan incontinencia de orina en algún momento de su vida; aunque seguramente esta cifra es mayor, ya que muchas mujeres ni siquiera lo hablan con su médico.

Los tipos de incontinencia de orina más comunes son la denominada de esfuerzo, que aparece con el estornudo, agacharse o reírse, y es ocasionada por la debilidad anatómica del piso pelviano. Y por otro lado, la incontinencia de urgencia, que es secundaria a una vejiga hiperactiva y se manifiesta por la necesidad inevitable y urgente de orinar. Aunque diferentes, ambas tienen en común el impacto que producen; angustia, ansiedad e incluso aislamiento social.

Como consecuencia de la incontinencia de orina entre el 25 al 50% de las mujeres  tienen modificaciones en su vida sexual, algunos estudios revelan alteraciones en el deseo, el orgasmo y hasta dolor en la relación sexual.

Los temores a escapes o fugas no controladas, perturban el rendimiento y la concentración en el trabajo. Viajar o ir de vacaciones puede ser un momento estresante, en lugar de placentero y muchas mujeres renuncian a sus actividades deportivas, por temor a un escape de orina.

No solemos hablar del tema, pero más mujeres de las que creemos lo padecen        y permanecer calladas, termina afectando aún más sus vidas.

Por eso, si la incontinencia nos genera problemas como:

• Aislamiento social, por temor a padecer incontinencia en público

• Evita que tengamos una sexualidad plena y distendida

• Nos dificulta la práctica de ejercicio y deportes

• Altera nuestro desempeño en el trabajo

• Afecta la calidad y cantidad de nuestro sueño y descanso.

Entonces, hay varias cosas que podemos hacer:

-Primero que todo, ¡hablarlo! Y aquí ya comenzamos, les pasa a muchas mujeres, aunque no lo digan.

- Consultar al médico para un correcto diagnóstico del tipo de incontinencia y el tratamiento adecuado.

- Evitar el consumo de sustancias diuréticas como el café y el cigarrillo.

- Bajar de peso, se ha demostrado que los kilitos de más empeoran la incontinencia.

- Buscar los protectores adecuados para el tipo de incontinencia. Dependiendo de si es leve, moderada o severa, Plenitud tiene una línea de productos adecuados para cada necesidad y sea cual sea el que elijamos, podemos estar seguras y tranquilas. 

Por último, la incontinencia de orina no es una enfermedad que ponga en riesgo la vida de una mujer, pero sabemos que puede poner en riesgo vivir una vida plena. Lo bueno, es que tiene solución y solo depende de nosotras cómo vivir esta gran etapa de la vida. Pide tu muestra gratis y sigue disfrutando de lo que más te gusta en la vida.