Según estudios aproximadamente un 30% de las mujeres que padecen de incontinencia de orina no mantienen relaciones sexuales por este problema debido a que les genera vergüenza e inseguridad. La posibilidad de tener un olor desagradable para la pareja y la dificultad de tener una imagen corporal deseable provoca evitar mantener relaciones sexuales, la incontinencia de orina provoca una baja en la autoestima que es determinante para la pérdida de interés por el sexo y al miedo al rechazo.


Durante la relación sexual la pérdida de orina puede presentarse en el coito, el orgasmo o post orgasmo, por la posición, el llenado de la vejiga urinaria, el incremento de la presión abdominal y el estímulo del clítoris.
El tratamiento de la patología con ejercicios del piso pélvico, fármacos o cirugía permitirán al paciente normalizar la función fisiológica y en consecuencia mejorar su calidad de vida y por ende también poder mejorar la sexualidad.


Por eso es muy importante buscar ayuda especializada ante las primeras señales de alerta, pues muchas veces por temor o vergüenza las mujeres evitan hacerse ver por un médico. No tratar a tiempo este problema, además de generar conflictos en la relación de pareja, trae disminución en la calidad de vida de la persona.
Asimismo las personas que ven afectadas su imagen y que evitan relaciones sexuales pueden combinar estos enfoques con psicoterapia y sexoterapia.


Es muy importante contar con la pareja durante todo el proceso,
Debemos tener en cuenta que si bien la incontinencia de orina afecta las relaciones sexuales ésta no debe afectar la sexualidad en su definición más amplia e integral, incluyendo en ella tanto componentes físicos como emocionales; puesto que la sexualidad según la Organización Mundial de la Salud se considera como: “Un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida, abarca sexo, las identidades y los papeles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual”.