Pues el sobrepeso o la obesidad, contribuyen a que ésta se produzca, y por lo tanto, una recomendación que se hace a toda mujer que padece de Incontinencia Urinaria, es la de normalizar su peso, no solo disminuyendo el porcentaje de grasa corporal total, sino disminuyendo la grasa que se deposita en el abdomen.

 

Se podría pensar que lo más lógico y fácil sería dar pastillas para adelgazar. Sin embargo, algunas están prohibidas desde 2010 en USA, Europa y algunos países de Latinoamérica (como la Sibutramina) y otras pueden tener efectos secundarios muy importantes inclusive hipertensión pulmonar, derrames, disbalances metabólicos e hídricos. Las que se están utilizando en este momento son los inhibidores de la absorción de grasas o de carbohidratos, es decir que se toman antes de la comida y atrapan estas sustancias en el intestino, las encapsulan y las eliminan a través de la materia fecal. Pueden producir diarrea. Mientras las tome disminuirá de peso pero una vez se suspenden, la persona tiende a recuperar el peso que perdió.

 

Así que lo mejor es hacer un diagnóstico del por qué hay sobrepeso u obesidad y según ese dictamen, hacer dieta, ejercicio y el tratamiento adecuado guiado siempre por médicos y nutricionistas para que se mantengan los efectos a largo plazo.

 

Por otra parte, tenemos un medicamento que está aprobado para el manejo de un tipo de Incontinencia Urinaria que se llama Mirabegrón. No sirve para todos los tipos de incontinencia, solamente la que se produce por contracturas no inhibidas del músculo vesical o detrusor (es decir la Incontinencia de Urgencia). Para el manejo de esta patología la dosis es de 25mg/día máximo 50mg/día. Se vio en un estudio hecho en Boston, relativamente reciente (publicado en enero/2015), que este medicamento puede servir para adelgazar. Sin embargo, ¡se requirieron dosis 4 a 8 veces mayores que las usadas para la incontinencia! y por lo tanto los efectos secundarios pueden llegar a ser graves como fibrilación del corazón (es decir que late muy muy rápidamente, mucho más rápido que en una taquicardia) y esto puede conllevar consecuencias fatales. Por este motivo NO se debe utilizar en este momento para este propósito ya que aún está en experimentación desde este punto de vista. SOLO lo utilizaremos para el manejo de la Incontinencia urinaria de Urgencia.

 

En Conclusión, la Incontinencia Urinaria se puede manejar, se puede solucionar. Sin embargo, no es a través de las pastillas para adelgazar que lo vamos a lograr. Consulte a su médico y él le dirá cómo debe manejar esta condición.

 

 

ENA VICTORIA RAMIREZ PEÑUELA                          

Ginecología y Obstetricia. U. Rosario