Descubrí Plenitud

Mi tía Anita de 63 años empezó a sufrir de incontinencia 5 años atrás. Al comienzo fue complicado porque no quería aceptar que tenía este problema. Una vez que descubrí Plenitud, gracias a una amiga, su vida cambio y ahora no le teme a la vida.