La de Marissa es solo una de las historias de quienes han vuelto a hacer lo que más les gusta